La austeridad es una virtud que no está muy de moda hoy en día.

Vivimos en una sociedad que se rige por la inmediatez, por las ventajas de la compra online y que apuesta por dar facilidades a cambios y devoluciones. La paciencia por esperar ni se plantea. Una sociedad de » lo necesito, lo quiero tener ya, me lo compro». Ser austero hoy en día va contracorriente.

Tenemos más de lo que necesitamos y para vivir una vida plena y feliz no necesitamos tanto. Así que dejemos de adornar la vida con cosas innecesarias que solo nos hacen despistarnos de lo que realmente importa.

¿Es posible llevar una vida austera?

Claro que sí. Pero antes vas a tener que esforzarte mucho. La austeridad, además de ser una virtud, es un estilo de vida. Ser austero en unas cosas y derrochador en otras no es coherente.

Tendrás que empezar echando un vistazo a tu casa. ¿Qué es lo esencial que quieres transmitir con ella? ¿Qué te sobra?

Empieza un poco en plan Marie Kondo con lo que te rodea. No solo hablamos de cachivaches decorativos, también de mobiliario, de objetos que tienes guardados «por si acaso» (tengo otro bebé, me voy a la nieve, engordo o adelgazo). Y también hablamos de ropa.

¿Cómo puedo ser más austera?

Yo siempre me hago la misma pregunta. Si necesitamos media mañana para hacer el cambio de armario de verano a invierno o viceversa es que algo estamos haciendo mal. No puede ser que tengamos tanta ropa, no la necesitamos.

Estoy segura de que casi toda la ropa que paseamos de la caja al armario cada cambio de temporada no nos la ponemos tantas veces. Hay que hacer limpieza.

DESHAZTE DE COSAS. Aquí va el primer consejo. Dona a la caridad, regala a los amigos o vende las cosas que ya no necesitas. Si algún día necesitas algo seguro que te lo prestan o lo puedes alquilar para un rato. No tiene sentido guardar ropa de sky si  no vais a esquiar asiduamente.

PIENSA DOS VECES ANTES DE COMPRAR. No compres por impulsos y piénsalo mucho antes de decidir si quieres/necesitas comprarlo. Da igual si puedes permitírtelo económicamente o si está con una oferta irresistible. Si es un capricho y no una necesidad, no lo compres.

MEJOR ALGO BUENO Y QUE DURE MUCHO. Vale más la pena esperarse para ahorrar y hacer un esfuerzo al comprar algo que realmente sea de calidad superior. Te durará mucho mas tiempo y hasta que dure no hay porqué volver a gastarse dinero.

HAZ UN BUEN ESTUDIO DE MERCADO. Si tienes que comprar algo que necesitas, intenta buscar en las marcas de la competencia a ver si tienen cualidades similares. Es posible que aprendas sobre las características que necesitas o que encuentres uno a mejor precio y de calidad idéntica.

ESPERA. Ten paciencia, otra virtud que hay que trabajar en esta sociedad. Si no es urgente, mejor aprende a esperar. Hay momentos en los que hacen ofertas y vale la pena.

NO SEAS ESCLAVA DE LA MODA. Tienta mucho estar a la moda, lo sé. Pero no vale la pena. Pasará la moda de esta temporada en una temporada (obviamente) o menos con las colecciones cápsulas que hay ahora.

AUSTERIADA DCON NIÑOS

¿Cómo trabajo la austeridad en los niños?

NO COMPRES DETALLITOS INNECESARIOS. Muchos niños están acostumbrados a que se les compre algo cada vez que están fuera de casa. Aunque sea una tontería, un juguetito, un dulce, …. Debemos evitar comprarles cosas innecesarias.

Explícales la importancia de no comprar por comprar.

SOMOS SU EJEMPLO. Esto lo digo en todas las virtudes que queremos trabajar con los niños, pero es la verdad. Ellos nos verán esperar a comprar las cosas que necesitamos, a no comprar impulsivamente y aprenderán a hacer lo mismo.

ENSÉÑALES A VALORAR. Enséñales a respetar las cosas, a no romper juguetes, a que cuiden su ropa, su material de la escuela: sus lápices, sus gomas, … y no las repongas rápidamente si lo no las cuidan bien.

Cada objeto tiene valor. Su ropa, por ejemplo, si está bien cuidada, la podrá heredar otra persona, incluso sus juguetes cuando ya no los utilice.

QUE APRENDAN EL VALOR DEL DINERO. A veces sirve que ellos tengan su propia paga o su hucha con el dinero que han recibido cumpleaños o celebraciones. Con ese dinero pueden comprarse aquello que quieren, pero verán cuánto cuesta y que el dinero se les acaba rápido si no lo gastan bien.

Mi hija no valoraba la ropa que tenía y quería desprenderse de ella de un año a otro. Entonces la invité a comprarse con su dinero la ropa que quería (siempre que no fuera un básico necesario que lo compraba yo). Se dio cuenta de que la ropa era cara y que al año siguiente la volvería a usar otra vez. 

También me pasa con el material escolar. Yo les compro la agenda escolar básica, si ellos quieren la agenda de la marca de turno, deben pagar ellos la diferencia de dinero.

CUIDADO CON LOS REGALOS. Navidad, cumpleaños, …. y algunos padres incluso regalan en Santos y en fin de curso por las notas. Los niños se juntan con muchos regalos a lo largo del año.

Es difícil lo sé, pero no siempre tienen que ser juguetes … Conoce bien los gustos de tus hijos y sus aficiones. Los regalos también pueden ser necesidades que de normal pasas por alto: ropa, zapatos, una mochila.

A veces es complicado porque los abuelos quieren regalar el juguete top de turno en Navidad para que el niño se quede con la boca abierta. Así que hay que aprender a gestionar los regalos con la familia.

Lo mismo pasa con los compañeros que le hacen regalos en el cumple. Habla con lo padres, que luego te juntas en casa con 20 regalos tontos que no sabes qué hacer con ellos.

Puede parecer un poco complicado al principio pero los niños lo entenderán perfectamente. A veces el regalo puede ser la super mega fiesta que estás celebrando en un sitio especial o la tarta personalizada que le hacía tanta ilusión. Deben entender que todo tiene valor (y un precio que alguien paga).

En Navidad es importante que estés a su lado cuando esté decidiendo los regalos. Intentar que no se dejen influenciar (demasiado) por los anuncios de juguetes.

Muchos padres optan por la norma de los 3 regalos; Algo que deseen, algo que necesiten y un libro. Eso sí, siempre con un presupuesto máximo.

Otra opción que hay que trabajar con tiempo con los niños es regalar experiencias. Digo que hay que trabajarlo con tiempo porque hay que prepararles que en el momento de recibir el regalos van a encontrar un papelito (cúrratelo y hazlo monísimo) que ponga que vale para un viaje o para una comida especial o una escapada a …. El papelito de primeras no es tan llamativo como abrir un regalo, pero te aseguro que son de los mejores regalos que tendrá … y mejor aún: los recordará siempre.

Para educar a un niño en la austeridad valen los mismos principios que para los adultos: compra poco y de buena calidad, valora todo lo que tengas (desde la insignificante goma de borrar hasta los muñecos), dale el valor que tiene al dinero. Este cuesta mucho de ganar. Intenta evitar caprichos a diario y déjalos para ocasiones especiales.

Enséñales que para ser feliz no hace falta tener más cosas. Hace falta disfrutarlas.