¿Tienes un hij@ que se enfada al tener que hacer alguna rutina del día?

A veces una rutina diaria concreta se le hace al niño una montaña, la ducha, vestirse sólo,  deberes o simplemente despertarse, se convierte de pronto y sin previo aviso en una lucha en nuestra casa, y cómo padres nos preguntamos que habrá pasado para que de pronto sea tan complicado desempeñar una tarea que hasta ese momento era sencilla.

Resolver el problema devolverá la paz al hogar

Cuando llega el temido momento, el niño entra en un bucle sin sentido de rabieta profunda, lo cual se traduce en gritos y nerviosismo por ambas partes y terminamos haciéndolo por él y de malhumor, pero claro, este no es el camino, de alguna manera hay que resolver ese problema para devolver la paz al hogar.

Una forma sencilla de resolver el problema es el recurso del panel de objetivos con refuerzo positivo, hablamos con el niño sobre el problema, le proponemos un reto, “durante una semana vamos a intentar sonreír cuando nos toque realizar la rutina en cuestión”, cuando consiga su meta, algo habremos avanzado….si al retomar la rutina diaria sin panel vuelve a las mismas rabietas volvemos a empezar, no pasa nada, con constancia todo se consigue.

Aquí os dejamos un artículo muy interesante sobre el refuerzo positivo que nos ha encantado.

La recompensa no debe un regalo material,  lo lógico es que la recompensa vaya relacionada con el problema que queremos atajar, por ejemplo, si el niñ@ ha estado una semana comiéndose todo, le podemos hacer su cena preferida, si el niño ha estado toda la semana vistiéndose sólo por las mañanas, le podemos dejar elegirse la ropa del domingo.

Así sienten que su esfuerzo tiene una recompensa coherente.

Os dejamos algunas ideas de recompensas  de refuerzo positivo:

  • Ir junt@s a tomar un aperitivo

  • Ir con toda la familia al cine

  • Pedir pizza para la cena

  • Invitar a un amigo a merendar a casa

  • Preparar el menu de la cena e ir a comprarla juntos 

  • Elegir que ropa se pondrá el fin de semana

Le hemos dado una vuelta al panel de objetivos para una versión nueva, del estilo “el collar de macarrones”.

Nuestras suscriptoras recibirán GRATIS este panel para poder utilizarlo en casa en la newsletter semanal.

¡Esperamos que os sirva y nos contéis que tal os ha funcionado!

En el pdf tamaño folio encontrareis 2 paneles, la idea es acordar con el niño el propósito a conseguir, que el mismo escriba su propósito y firme (¡como un mayor firma un contrato!), después lo pondremos en un lugar de la casa que sea visible y esté al alcance de su mano.

Las estrellas las puede ir tachando o puedes hacer cortes entre ellas y que las arranquen. Este es el método que he utilizado yo y les ha encantado.

Ya nos contáis si os ha funcionado y no olvidéis compartir el artículo si os ha servido de ayuda y creéis que puede servir a otros!

¡Nos vemos por las redes!