Considerando estos tiempos, fui madre joven. Tenía veintitrés años, y estaba dando mis exámenes para titularme de abogado cuando nació Vicente. Por supuesto que consideré un derecho que mi hijo naciera perfecto, bello…