Desde de el collar de  macarrones somos muy fans de las rutinas, ya lo sabéis. Creemos que ayudan a los niños a sentirse seguros en el día a día.

Evidentemente, eso no significa que no puedan haber cambios, o que todo sea monótono y aburrido. Simplemente les ayuda a saber lo que ocurre cada día y en qué momento. No les transmitimos ansiedad por tener una vida en la que los adultos toman decisiones y ellos solo hacen lo que se les dice. Luego, si hay que hacer cambios, se les comunica con tiempo y sin problemas

Las rutinas nos ayudan a todos a sentirnos seguros, también a los adultos.

Cuando trabajamos con los niños las rutinas diarias, si construimos el hábito semana a semana, les estamos introduciendo también, poco a poco, el concepto complejo de «el paso del tiempo»

Enseñarles el tiempo a los niños

Seguro que has visto que en los coles y guarderías empiezan a trabajar con conceptos como «¿Qué día de la semana es hoy? ¿En qué mes estamos? ¿Qué número es? ¿Qué estación? ¿Hace frío? ¿Quién ha venido hoy al cole?, etc.» Todo esto les ayuda a ubicarse en el concepto tiempo, y más concretamente en el «día de hoy».

Posteriormente y poco a poco, empiezan con el de «mañana» y «ayer». Después le sigue el de «mañana del mañana» (cuando quieren referirse a pasado mañana) o «mañana del mañana del mañana» (cuando es otro día cualquiera de la semana), je, je. Un concepto éste del tiempo muy abstracto para niños que sólo viven el presente y para los que «en un ratito» puede significar un mundo. 

Calendario Waldorf

imágenes de LUDIMAT

El futuro y el pasado para los niños es algo bastante difícil de entender. Por eso, las rutinas les ayudan a entender el paso del tiempo. Por ejemplo, «De lunes a viernes vamos al cole.» «¿Os acordáis que ayer fuimos de excursión al zoo?».

Pero el tiempo no es lineal. Después del 30 ó 31 de cada mes empieza de nuevo el día 1; cuando termina diciembre volvemos a Enero; etc. Entonces, ¿Por qué no les enseñamos con un calendario circular que les haga ver más claro el concepto de tiempo?

Por eso el calendario waldorf ayuda a los niños a comprender el paso del tiempo con mayor facilidad. 

Los calendarios waldorf son redondos y tienen piezas de diferentes colores que representan los meses del año. Según los colores del arcoiris de los diferentes meses se simbolizan también las estaciones del año – azules y morados para invierno, verdes para primavera, amarillos y naranjas en verano, y rojos y marrones en otoño.

Las semanas completas se simbolizan con huecos para poner bolitas. 4 huecos, 4 bolitas, 4 semanas (aprox.) en un mes. Los días se simbolizan con 31 orificios para poner una bolita cada día del mes. Aunque esto puede variar dependiendo de tu modelo de calendario (aquí podéis ver diferentes modelos de calendario waldorf para haceros una idea).

imágenes de LUDIMAT

El objetivo del calendario waldorf es ayudar a los peques a entender el paso del tiempo gracias a los colores, elementos y símbolos. Por ejemplo, en ellos aprecian que el pasado está relleno de bolitas y que el futuro está lleno de agujeros con bolitas por rellenar.

Os puedo asegurar que funciona. En fin, una herramienta más para enseñar a los niños algunos conceptos abstractos de forma más clara. ¿Qué os parece?