Han pasado dos semanas desde que comenzó el confinamiento para poder combatir el Virus Covid19 . Ya hemos hecho de todo en este tiempo; desde palmear en los balcones hasta hacerles una fiesta a los niños con globos.

En internet hay un sinfín de oportunidades de ocio en forma de cine, circo, magia, yoga … (en este post puedes encontrar un montón de ofertas para amenizar el aislamiento)   y un amplio listado de tareas de colegio.

Los expertos nos aconsejan que los niños deben llevar un horario como el que tenían antes, con su recreo y todo, pero es casi misión imposible.

Y por si fuera poco, a todo esto hay que añadirle las correspondientes rabietas, incoformidades, malas contestaciones, peleas y luchas de poderes entre padres e hijos. Todo esto va en aumento así como la crispación.

¿Hemos aprendido algo de este confinamiento?

A mí solo de leerlo me da mareo y me hace pensar.

Seguimos el mismo ritmo frenético de siempre, llenando de actividades a los niños para anestesiarlos a ellos y a nosotros mismos. No vemos la oportunidad que nos brinda el mundo para parar y establecer nuevas reglas. Es una oportunidad para tener un momento de disfrute y de conexión con la familia.

¿Y si ya se ha instaurado el caos en estas semanas? Tranquilos, no llegamos tarde. Siempre podemos poner nuevas reglas y rutinas para que vuelva a casa esa calma y paz que tanto deseamos.

¿La clave? Que entre todos tomemos las decisiones de la nueva forma de relacionarnos en casa. La Disciplina Positiva nos brinda unas herramientas muy valiosas para enfrentarnos a esta nueva situación. Estas te permitirán mantener la calma y acompañar a tus hijos con amabilidad y firmeza. Todo ello sin que te sobrepasen los retos que vienen implícitos en la crianza y en este momento particular de aislamiento.

Para las personas que no conozcan la Disciplina Positiva, es un estilo vida en el que lo que prima es la relación horizontal entre los miembros de la familia, escuela, trabajo, parejas. Esto permite acompañar a tus hijos desde esa relación horizontal, donde las necesidades de todos los miembros de la familia son igual de importantes.

Es un cambio de mirada que te brinda la oportunidad de establecer una comunicación desde el afecto, con amabilidad y firmeza. A la vez generamos una relación más fuerte para acompañar a nuestros hijos para que lleguen a ser más felices y capaces.

Herramientas de Disciplina Positiva

Aprovecha estos días en los que estáis 24 horas al día juntos para cambiar el chip de tu forma de afrontar la educación y la crianza. Te dejamos aquí algunos tips:

  • UTILIZA LOS ERRORES COMO OPORTUNIDADES
    La Disciplina Positiva nos ofrece la oportunidad de cambiar la mirada. Los errores son la oportunidad de darle a nuestros hijos un espacio de aprendizaje. Si el niño tira el vaso de leche podemos:
  1. Enfadarnos y chillar. Generar tensión, estrés y hacer que el niño se sienta poco válido y dolido.
  2. Validando su emoción, preguntando de qué manera lo va a solucionar y ofreciéndole tu ayuda.
    Si elegimos la opción 2 estaremos fomentando la seguridad del niño, la responsabilidad, sabiendo que puede equivocarse y que le servirá para mejorar.
  • CONEXIÓN Y VALIDACIÓN EMOCIONAL 
    Desde la Disciplina Positiva fomentamos la idea de que la conexión con el niño es más importante que la corrección. Cuando eres capaz de conectar con el niño validando sus emociones es mucho más fácil adaptar su comportamiento al momento que estemos viviendo.
    Cuando Carlos acaba de pegar a su hermana, él está enfadado y sus puños se cierran fuertemente.
    Yo como madre le digo Carlos: «Te veo muy enfadado y me gustaría darte un abrazo en este momento.» Cuando Carlos es capaz de estar más tranquilo es el momento de explicarle que la violencia no es la mejor forma de solucionar la situación y que entre los dos vamos a buscar soluciones.
  • PREGUNTAS DE CURIOSIDAD
    Debes ser abiertas, que su respuesta no pueda ser sí o no .
    ¿Recuerdas dónde vamos cuando nos enfadamos?
    ¿Qué podrías hacer para arreglar ese juguete?
    Si su respuesta fuera no lo sé, es un buen momento para mostrarle los pasos a seguir.
  • EL HUMOR ES MI MEJOR AMIGO
    Nada mejor para volver a tener conexión con el niño que recurrir al humor, al monstruo de los besos y abrazos para poder volver a reconducir la conducta. Al final el niño necesita que nos convirtamos en sus guías y estemos a su lado hasta que algún día puedan volar solos.
    Vuelve a conectar con tu niño interior. Estoy segura que hay un niño muy creativo allí dentro que te va a aportar una gran sabiduría para poder conectar con tu hijo de nuevo.
  • EXPECTATIVAS A LA ALTURA
    Debemos ser realistas a la hora de pedir resultados. No podemos esperar que en un momento como el que estamos viviendo se comporten perfectamente. Estamos juntos todo el día y en espacios menos que pequeños, incluso aunque tengas un jardín.
    Si me paso el día diciendo que no a diestro y siniestro, si el día está cargado de normas y pretendemos que hagan las tareas del cole, las de la casa y además sean ángeles… ¿Es posible que nuestras expectativas sean demasiado altas?

Seamos calma en la selva, permitamos algún si, dejar alguna tarea para después. Bailemos un rato hasta reír y volvamos a empezar

  • REUNIONES FAMILIARES
    Es importante que entre todos los integrantes de la familia nos sentemos a programar las rutinas. En estos días de confinamiento, lo que mejor hacer funcionar a los niños es saber qué va a pasar después. Dejemos que tomen decisiones sobre cuándo quieren hacer las tareas; antes o después de comer, por ejemplo.
    «Decidid quién va a limpiar su habitación, la de juegos o a hacer las camas.»
    De esta manera estaremos fomentando la responsabilidad y seguridad. Estaremos dando oportunidades de las que aprender y adquirir habilidades sociales.

Mucho ánimo durante este confinamiento. Que este momento sea una oportunidad para poder conocer mejor a nuestros hijos. Que sea una oportunidad para mejorar la forma de relacionarnos, para fortalecer la capacidad de calmarnos y poder conectar mejor con los demás.

Y recuerda que para poder tener un buen ambiente familiar primero tenemos que estar nosotras bien. Tenemos que tener un tiempo para nosotras para conectar con nosotras mismas y no agobiarnos, que son momentos de estar 100% pendientes de los niños de la casa y además teletrabajar, y si no llegamos a todo podemos colapsar.

Por eso es importante cuidarnos para no perder los nervios y poder cuidar a los demás.

Para que puedas recordar estos tips de disciplina positiva, te dejo este descargable para que lo imprimas y lo tengas en casa a la vista.

Me llamo Julia Casal. Mi pasión es la infancia y la familia. Tengo formación en Coaching Transpersonal, Infanto Juvenil, PNL, Disciplina Positiva en todas sus modalidades (Familia, Aula, Pareja, Empresa, Infancia, EC), e Inteligencia Emocional. Además soy instructora de  Yoga para niños y familias.

Quiero formar parte de un cambio en la sociedad. Acompaño a familias en escuelas de padres, talleres, charlas y sesiones individuales. Quiero ser un altavoz para que se escuche y respete a los niños, sirviendo de guía y apoyo a sus familias. Mi deseo es transmitir mis conocimientos y ser luz en la crianza. También asesoro a emprendedoras y emprendedores que quieran cumplir sus sueños laborales. Juntos trazamos planes de desarrollo y les ayudo a cumplirlos.

Sígueme en mi cuenta de Facebook o en su  Instagram Julia Casal Coach