Imagen de freepick.es

Que los niños reciben un montón de regalos en la celebración de la Primera Comunión es una gran verdad, y otra es que no necesitan ni la mitad.

Y dentro de esa realidad existen tres tipos de familias.

Las familias previsoras que hacen una lista de regalos (cual bodorrio) para que al niñ@ le lleguen exactamente las cosas que le gustan o necesita.

Las que en vez de regalos piden dinero para poder luego utilizarlo de mayor, o disfrutarlo en familia con alguna experiencia: viajes, escapadas, parques de atracciones, …

– Y luego están las familias que dicen a todos invitados que su hij@ no necesita nada y que no le hace falta regalos y se encuentran el día de la Comunión con regalos que no van a utilizar en la vida.

En fin, sea como sea los niños reciben regalos en esta fechas tan señalada.

Donar los regalos de la Primera Comunión ¿Sí o no?

Los invitados quieren agradecer la invitación y festejar un momento especial haciendo un regalo al niñ@. No obstante, hay que ser conscientes de que lo que se está celebrando es un sacramento. Entre los regalos y detalles abundantes podemos hacer que el niñ@ que celebre su primera comunión pierda el verdadero sentido del acto. Al fin y al cabo son niños.

Por eso son muchas las familias que están optando por donar los regalos recibidos. Especialmente si es dinero.

DETRACTORES DE DONAR REGALOS

Por un lado puede que los invitados y la familia, que ha hecho un esfuerzo para hacer un gran regalo, no les haga mucha gracia que éste vaya destinado a un tercero. Otra cosa diferente es que se les avise antes: “Fulanit@ quiere donar vuestros regalos a esta asociación, muchas gracias por vuestra aportación”.

También es posible que el/la niñ@ ni siquiera valore la donación que está haciendo (si no se trabaja el tema antes con él/ella) puesto que es dinero o regalos que le ha llovido del cielo, y tal cual llega, se va.

A FAVOR DE DONAR REGALOS

Donar los regalos es una buena opción siempre que sea el/la niñ@ decida hacerlo por voluntad propia. Pero claro, el niño por sí sólo es difícil que sepa que quiere hacerlo si un adulto no se lo comenta y le informa antes.

Por eso éste es un buen momento para contarle a tu hij@sobre diferentes enfermedades y asociaciones que ayudan a recabar fondos para desarrollar medicinas o hacer más investigación. No está mal que los niños aprendan que existen diferentes realidades en el mundo (incluso en su propia ciudad) y que son unos privilegiados.

Por ejemplo, las niñas con pelo largo pueden donar su pelo después de la Primera Comunión. Es algo rápido, sencillo y asequible para una niña. Aprender qué hacen con su pelo y a quién va destinado es una gran enseñanza pese a que luego decidan no donarlo.

Por otro lado, seamos sinceros, por mucha hucha que tengan, pocas veces tendrán los niños un botín tan elevado como el día de su comunión. Muchas veces ellos ven injusticias en el día a día que quieren cambiar y terminan convencidos de que son sólo unos niños y poco pueden hacer. Pues si es día tienen el dinero, es el momento para poder destinarlo a ayudar a otros sin excusas. No hace falta que sea todo, por supuesto.

En fin, decida lo que decida, la Primera Comunión es un maravilloso momento para reforzar valores como la empatía y la caridad.

 

Como veis, dos vertientes muy distintas acerca de si los/as niñ@s deberían o no donar sus regalos. Y vosotras ¿Qué pensáis?