¿Estas aprendiendo costura?¿Estas cosiendo y te pones nerviosa? ¿Quieres terminar la prenda que estas cosiendo el mismo día que la empiezas? ¿Estas cosiendo y pensando en el siguiente proyecto que vas a emprender? ¿Jamás pasas un hilván? ¿Jamás coses los dobladillos a mano?

Si eres una costurera atolondrada, este es tu lugar, os lo digo yo que ayer empecé unas sudaderas nuevas para mis hijas y las he terminado en menos de 12 horas! Pero ya está, hoy se las he puesto al salir del colegio, aunque jamás les quito el uniforme, hoy si, era necesario como comprenderéis!

Y mientras cosía pensaba en que quería escribir este post en cuanto terminase las sudaderas y me iba poniendo histérica por momentos. Mi cuerpo cosía pero mi mente pensaba que se me iba a olvidar alguno de los consejos que me rondaban por la cabeza.

Las personas atolondradas tenemos cosas buenas y cosas malas…

Lo malo del ansia viva que nos corroe, es que  la perfección en la costura es imposible, las cosas complicadas, forradas, con muchas volantes, piezas y ornamentos varios no son lo nuestro, lo bueno, somos rápidas y eficaces, siempre terminamos lo que empezamos, mas mal que bien, pero lo terminamos y queda “apañao” que diría yo, mejor no mirar por dentro pero así a vista de pájaro la cosa queda resultona, y para mí es muy enriquecedor y satisfactorio.

Me gustaría daros 5 consejos sobre costura que creo que van a ser muy útiles o por lo menos van a serviros para saber que no estáis solas.

Para todas aquellas que como yo quieren aprender a coser pero son unas “ansias” en el fondo de sus corazones.

  1. Hilvana siempre (de verdad, no te lances a coser a las bravas, ¡hilvanar es acertar!)
  2. Compra un buen descosedor (el que regalan con la máquina de coser no es suficiente para nosotras, existen unos descosedores maravillosos y te aseguro que los vas a utilizar muuuuuucho, sobretodo si no hilvanas primero jejejeje)
  3. Nunca nunca jamás compres telas caras, no vale la pena, si te conciencias de que vas a hacer algo con calma y con tiempo todavía, pero de verdad, conócete a ti misma…
  4. Cambia el hilo de la canilla, lo se….cuando coses no se ve…lo se…. es un color parecido al del hilo…pero no…..de verdad…..pierde un poco de tiempo y cámbiala….
  5. Mantén tu mesa ordenada. Yo por lo menos, cómo termino una cosa y ya estoy empezando la siguiente, no recojo, nunca, y al final mi mesa de costura parece la batalla de Waterloo, así que ordena: 

¿Cómo mantengo mi mesa ordenada?

  • Compra un canillero, ten tus canillas ordenadas.
  • Busca una caja para hilos.
  • Utiliza unas tijeras para papel y otras para tela.
  • Cuélgate unos ganchos en la pared para tus patrones o una carpeta con separadores para tenerlo todo bien ordenado.
  • Marca cada patrón con el nombre del vestido y la talla, aunque creas que tu memoria es infalible…no lo es!

Y hasta aquí mis consejos, si eres una persona perfeccionista y detallista te parecerá que lo que digo es una absoluta locura, pero las “ansiosas” me entienden….

¿¿a que sí??

¡Nos vemos por las redes!